sábado, 5 de diciembre de 2009

Reflexiones de una clase aburrida

Nota previa: Son pequeños párrafos de una clase en la que se supone que estaba escuchando al profesor. No esperéis demasiado, pero se me apetece compartirlas con todos vosotros.

Carpe diem es una idea muy bonita. Pero hay que tomarlo con cuidado. Para muchos esto quiere decir que todo puede acabar mañana y por eso se van a reventar hoy. No. Yo no lo veo así. Mi carpe diem radica en hacer lo que se me apetece y me hace feliz en cada momento, aunque sea una minucia. Ver una foto, estar en el ordenador, andar tranquilamente el camino de vuelta del autobús a casa, reírme, leer...

Muchas veces pienso que me falta sensibilidad. Un fotógrafo refleja la belleza de un instante, un escritor recopila momentos evocativos, desde un detalle. Yo no me fijo en detalles. Yo no miro objetos físicos, no me fijo en la belleza de un detalle. Yo me dejo llevar por sensaciones. O quizá esté equivocado.

Yo no quiero trascender en el tiempo. No pretendo que me recuerden para siempre, porque eso es algo imposible. Pero tampoco quiero caer en la prisa del mundo moderno, de periodos de cinco minutos, y que no me conozca nadie. Prefiero que me conozca una persona a fondo que mil de ellas conozcan sólo un aspecto de mí. Soy una persona más, igual de importante y de insignificante que el resto, y con eso me basta.

2 comentarios:

Quirós dijo...

"No es un simple carpe diem,
mi vida es mucho más,
no se trata de vivir,
sino de hacerlo en libertad..."


Bonita reflexión...

laura077 dijo...

Una clase que dió para mucho, buen post!

Publicar un comentario

Si no tienes cuenta en ninguno de los servicios, usa Nombre/URL. A ser posible, evita la opción Anónimo.

 
Related Posts with Thumbnails