viernes, 28 de enero de 2011

Un diálogo con imaginación

-Imaginación, ¿dónde estás?
-Aquí, donde siempre, ¿por qué?
-Nada, te pregunto. Es que hace mucho tiempo que no vienes a visitarme.
-Ah, la culpa es tuya, que ya no vienes a buscarme.
-¡Yo pensaba que eras tú la que tenías que venir a mí!
-No, no. Esa no soy yo. Esa es «la otra», Inspiración.
-Pues ella también me ha abandonado...
-Qué le vamos a hacer. Si es que eres una persona muy conformista, estás contento con todo lo que pasa a tu alrededor. ¿No sabes que los mejores escritores son los que no están conformes con su entorno?
-Será eso, que estoy tan a gusto con todo mi alrededor que no se me ocurre nada... pero, espera... ¡ideas sí que tengo!
-Chico, pues qué quieres que te diga: siéntate y escribe.
-¡Pero es que no me sale nada!
-Creo que lo que te pasa es que estás bloqueado. No quieres escribir, admítelo, y ahí yo no puedo ayudarte.
-Sí, pero es que ya no es sólo escribir... tampoco hago imágenes, que antes me gustaba mucho... ¿y el dibujo? Eso sí que lo tengo abandonado.
-¿Has pensado que, quizás, no estás en un momento creativo? A mucha gente le pasa, se llevan décadas sin crear nada. Cuando Inspiración vuelva a hablarte, seguro que algo saldrá.
-Esperemos que sea pronto... ¡si es que sois muy caprichosas, las dos!

2 comentarios:

Alexander dijo...

Muy bueno el relato, se te ocurrió a ti??

gadi dijo...

Me alegro de que te haya gustado. Sí, se me ocurrió a mí. Es una pamplinilla pero es que realmente estoy falto de imaginación últimamente.

Gracias por pasarte y comentar.

Publicar un comentario

Si no tienes cuenta en ninguno de los servicios, usa Nombre/URL. A ser posible, evita la opción Anónimo.

 
Related Posts with Thumbnails