sábado, 16 de mayo de 2009

Las dos reinas

Hace mucho mucho tiempo existía un reino que estaba gobernado por dos reinas, una morena y otra pelirroja. La reina morena era la mejor en las matemáticas y tratando con el dinero. La reina pelirroja era la mejor con la literatura, la música y las letras. En ese reino había un consejero, que decía a ambas reinas lo que él creía que era mejor para el reino cuando ellas le preguntaban.
Pero un día, ambas reinas se enzarzaron en una gran discusión para ver cuál de las dos era la más sabia. Ambas reinas acudieron al consejero y le dijeron: “Consejero, dinos, ¿cual de las dos es la más lista de este reino?”. El consejero, indeciso, no supo responder, y la disputa siguió y siguió hasta que las dos acabaron enfadándose, y cada una se fue por un camino diferente. A los pocos días el reino se dividió en dos, los que estaban a favor de la reina morena y los que estaban a favor de la pelirroja.
Cuando pasó un tiempo, ambos reinos estaban en la miseria. El territorio de la reina morena era muy próspero económicamente, pero los niños que nacían no eran educados bien, a falta de una cultura que transmitir. El territorio de la reina pelirroja era muy próspero en la música y en la poesía, con grandes artistas entre sus gentes. Pero no sabían cómo manejar el dinero, por lo que eran muy pobres.
El consejero, que había ido viendo cómo cada reino se arruinaba, decidió hacer algo. Primero, se fue al territorio de la reina morena, fue a buscarla y le dijo: “Vengo de parte de la reina pelirroja. Admite que tú eres la más lista, y pide que por favor vuelvas con ella para que su país pueda prosperar”. La reina quedó satisfecha pensando que la otra se había arrepentido y que había admitido que ella era la mejor. Después, el consejero se fue al territorio de la reina pelirroja y le dijo: “Vengo de parte de la reina morena. Admite que tú eres la más lista, y pide que por favor vuelvas con ella para que su país pueda prosperar”. La reina quedó satisfecha pensando que la otra se había arrepentido y que había admitido que ella era la mejor.
De este modo, las dos reinas se reconciliaron y volvieron a formar su antiguo imperio, próspero tanto en dineros como en artes. Ninguna de las dos reinas supo jamás qué fue lo que hizo que realmente se reconciliaran, siempre pensaron que la otra decía que la una era peor que ella, y nunca volvieron a hablar sobre el asunto. El consejero jamás mencionó lo que hizo.

6 comentarios:

Bakudan dijo...

wtf?

Rune dijo...

Buena lectura, aunque no sé porqué me da la impresión de haber leído algo similar. alguna vez. >_<

Aunque bueno, para pelearse por semejante cosa, ninguna era muy sabia que digamos, no? xD.

Jorge dijo...

A veces es necesario mentir para seguir adelante. La mentira, cuando menos lo esperamos, soluciona grandes problemas. Lo malo es que una vez que hayamos mentido no podemos volver atrás, te recomiendo que leas ese libro del que tanto te he hablado y que se llama "Juegos de la edad tardía".

Me ha gustado mucho el relato, creo que tiene mucho mensaje por dentro. La distinción que hay ahora entre los de ciencias y los de letras... ese tema para debatir largo y tendido, como sabes. Pero sobre todo, el orgullo de cada persona: cada una piensa que la otra ha tirado la toalla en la disputa sobre quién es más sabia -espejito, espejito-, pero, de cualquier manera, así viven bien, ¿no?.

Enhorabuena. Espero leer nuevas producciones literarias de tu pluma, Gadi. Eres bueno.

Un abrazo

gadi dijo...

@Bakudan: Recuerda, abre tu meeenteee...

@Rune: Te recordará a un spot de cocacola de un matrimonio, quizás xD. Eso ya es cosa de cada uno :D.

@Jorge: A ver si en verano me pongo ya al día con las lecturas, tengo muchos libros que quiero leer. Gracias por tu gran comentario. Y seguro que verás más, tarde o temprano :P

Gracias a los tres por comentar, y me alegro de que os guste el cuentillo.

Raveenz dijo...

Me he tomado un ratito para leer tu blog, que hoy sábado que me tomo un descanso, haces un buen retrato de cientos de situaciones, será que la mentira es la única manera de acabar con las diferencias rápida y eficazmente, será que el ser humano promedio se traga cualquier mentira mientras se trate de que le da la razón que tanto quiere tener?

El verdadero sabio fue el consejero a fin de cuentas, supo que a la larga ponerse a favor (fueran cuales fueran sus ideas) de las dos reinas, le haría mejor a él y a todo el reino, que simplemente eligiendo una y quedándose bien cómodo.

Saludos Gadi!

gadi dijo...

Muchas gracias por tan buen comentario Raveenz, me alegro de que te haya gustado el texto!

Publicar un comentario

Si no tienes cuenta en ninguno de los servicios, usa Nombre/URL. A ser posible, evita la opción Anónimo.

 
Related Posts with Thumbnails